Escudo Nacional
Si bien no se conoce decreto ni ley alguno que lo estableciera, desde unos días luego de su instalación el 31 de enero de 1813, la Asamblea General Constituyente comenzó a utilizar en sus documentos el sello que se convirtió en nuestro escudo nacional.
El 13 de marzo de 1813 dicho organismo ordenó al Poder Ejecutivo - mediante un decreto - utilizar un sello similar al usado por la Asamblea, con la única diferencia de que la inscripción en el círculo de dicho sello debía decir: Supremo Poder Ejecutivo de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
Las manos enlazadas simbolizan las Provincias Unidas del Río de la Plata, que por la fuerza de las armas (la pica) sostienen la Libertad (el gorro de gules o frigio), orlado de laureles (la Victoria, con las glorias ya alcanzadas en Suipacha y Tucumán) y coronado por un sol incaico que representa la naciente nación). El color plata de fondo representa al Río de la Plata y el color azul al cielo, aludiendo ambos a la nacionalidad argentina.
Se ignora quién fue el autor de la idea de utilizar estos emblemas, como así también quién ejecutó el dibujo. Su actual apariencia data del 24 de abril de 1944, cuando, por decreto Nº 10302, se reglamentó la disposición de los elementos componentes.
Es, conjuntamente con la Bandera y el Himno, uno de los símbolos nacionales.